Salto a contenido principal

HAMAL

Historia Analítica de los Medios Argentinos y Latinoamericanos

Cátedra: Alfredo Marino

Apuntes sobre la historia de la animación en Argentina

Eva Bongiovanni

¿Qué es lo primero que se nos viene a la mente cuando hablamos de cine de animación? Seguramente si hemos sido criados en occidente, mas específicamente en Argentina, pensaríamos en dibujitos animados. Los famosos cartoons que nos permiten ingresar en el terreno de lo trágico y lo fantástico, donde el único limite es la imaginación. Pero si hablamos de cine de animación el campo se extiende mucho mas allá de los famosos dibujitos; el mundo de la animación despliega una variedad ilimitada de técnicas, estilos y mensajes.
Podríamos entonces encarar este recorrido intentando redefinir y ampliar el concepto. Una particularidad dentro de sus recursos expresivos es su poderosa capacidad de síntesis. Pero observemos como lo describe Simón Feldman: "...el termino cine de animación engloba todo aquel que utiliza la técnica de filmación o dibujo imagen por imagen. Los mas difundidos son los dibujos y los muñecos animados, pero el sistema incluye otras técnicas igualmente cautivantes: papeles recortados, siluetas articuladas, objetos que se desplazan, gráficos ilustrativos, ensayos abstractos, animación por computación y también la condensación del tiempo real, filmando imagen por imagen y con grandes intervalos de tiempo, procesos muy lentos como el nacimiento y desarrollo de una planta, que se hacen así perceptibles a simple vista... Es que el cine de animación muestra, inequívocamente, uno de los aspectos básicos del lenguaje cinematográfico: su capacidad para expresar en imágenes todo el sortilegio de lo fantástico, que se complementa, paradójicamente, con su otro aspecto intrínseco, la sensación de realidad de cine en vivo," A la técnica de filmar con grandes intervalos de tiempo se la conoce también con el nombre: Timelapse. Podríamos también agregar otra técnica menos conocida pero no menos interesante llamada Pixilation o pixilación.
Nuestro abordaje será entonces intentar descubrir algo así como los objetivos, los diferentes usos y aplicaciones; para luego analizar desde ese cristal la historia de la animación en Argentina. Seguramente encontremos a lo largo de este recorrido, que existe una tendencia a utilizar tal o cual técnica según el uso o finalidad. Pero será mejor no apresurarse a sacar conclusiones que tal vez puedan pecar de superficiales. Encontramos entonces un cine de animación de Entretenimiento, Publicitario, Educativo, Experimental, Científico, Propagandístico (político) y Critico-Reflexivo. Es importante destacar que esta clasificación se realiza como forma de asir el tema, pero no debemos interpretar que en el universo de la animación estas categorías se encuentran aisladas. Todo lo contrario lejos de ser compartimentos estancos; a medida que transcurre la historia, todos los sentidos, técnicas y lenguajes se van superponiendo.
Intentemos con un ejemplo de algo cercano. Actualmente se emite en las pantallas locales una publicidad de Yogurt La Serenísima en la cual se puede observar una parte animada.
Se trata de una animación por computadora que explica la capacidad de este producto de favorecer la asimilación de ciertos nutrientes. Esto esta representado por unos personajes aparentemente los componentes activos del yogurt, que han sido debidamente humanizados; los cuales se encuentran en el intestino toman los nutrientes y los introducen en las paredes del mismo. Este leguaje contiene rasgos de carácter cinéticos y a la vez pedagógicos ya que se explica un proceso bioquímica pero de forma sencilla. Pero a no confundirnos si se toman prestados estos recursos el fin ulterior sigue siendo el de vendernos el Yogurt.
Un recorrido por la historia de la animación en la Argentina nos ayudara en nuestro análisis. Allá por el año 1917 encontramos a quien luego seria reconocido como el primer realizador de un largo totalmente animado, don Quirino Cristiani. Dicho largo llevaba el titulo de El Apóstol. Al respecto nos cuenta David Cohen en la revista Lira: Las figuras que representaban a los personajes eran recortadas por sus ayudantes, cabeza, manos, piernas, brazos y efectos especiales. Todos estos elementos separados se unían en un fondo negro cosidos con hilos del mismo color y luego pasaban a la fotografía de cada dibujo, uno por uno moviendo ligeramente las articulaciones para obtener el efecto deseado. Para la iluminación de estas escenas Cristiani utilizaba, como era habitual entonces, la luz solar. " No era la primera vez que Cristiani abordaba la sátira política, ya que un año antes había aparecido dentro de las Actualidades Valle un corto utilizando la misma técnica. Lamentablemente este material se ha perdido a causa del incendio de los laboratorios Valle en 1962. "... 1917 señala un punto importante en la evolución de nuestro dibujo animado, que nació gracias a la combinación de sátira y política, de las cuales siempre los argentinos hemos sido en todos los tiempos prolíficos exponentes... La sátira ya era un elemento del teatro de vaudeville o sainetesco y sus antecedentes se remontan al año 1824 cuando ya José de San Martín fue objeto de caricaturas con marcada intención política. ¿Quién no recuerda, con cierta melancolía, aquella famosa revista 'Caras y Caretas', que entre muchas otras cimentaron el genero de la caricatura y fueron a la vez, escuela de los grandes cultores de la sátira. Mas tarde Cristiani entre los años 1924 y 1925 produce una serie de filmes de carácter técnico y Científico, especialmente ilustrando operaciones quirúrgicas diversas, muchos de los cuales fueron adquiridos por las universidades de Paris y Sevilla. Es sorprendente como mucho antes de que Ia UNESCO y algunos estudios norteamericanos llamaran la atención sobre las posibilidades que el dibujo animado ofrece para la ciencia o la técnica y que alcanzaría un fuerte desarrollo mas tarde, especialmente después de la segunda guerra mundial, ya nuestro país era el escenario de alentadoras experiencias al respecto. "En 1927 realiza sus primeros filmes publicitarios, en 1931 vuelve a la sátira política con "Peludopolis" con sonido a través de discos sincronizados. En 1933 Termina -El Mono Relojero- basándose en cuentos infantiles, aquí comienza a trabajar directamente con la animación de dibujo por dibujo, además realiza travellings y corrimientos de los fondos utilizados como escenario.
Siguiendo con el planteo inicial encontramos en Cristiani una variada orientación desde lo temático pasando por las técnicas, hasta incluso el publico receptor. Realizó dibujitos de entretenimiento para niños, publicidades, produjo cortos de carácter científico y de critica política. Además podríamos decir que todos sus trabajos también eran experimentales, no nos olvidemos que la mayoría de las producciones eran de carácter intuitivo ya que no existían mas posibilidades de aprendizaje que la experiencia directa. Advertimos, en la variada y prolífica labor de este pionero, una posibilidad única que tuvo el cine de animación de nacer grande y transformarse en una potente industria. Sin embargo a pesar de los numerosos esfuerzos que lo prosiguieron, este rubro no logro cristalizarse en la industria hasta muchos años después.

Un capitulo especial: "Upa en Apuros " 1942
Dante Quinterno, creador de la popular tira cómica "Patouruzú" que reinara en el mundo humorístico por varios años indiscutiblemente, fue uno de los primeros en tomar contacto con los estudios norteamericanos, trabajando específicamente con Max Fleischer y Walt Disney. De este contacto nació la idea de llevar a la pantalla a su popular personaje, indio quijotesco y generoso, de carácter leal e insobornable y músculos de acero, vencedor eterno de obscuras maquinaciones y con un ligero matiz de candoroso lirismo. La empresa encarada por Quinterno constituye hasta la fecha [1961] en nuestro país el intento mas serio y organizado de concepción, ejecución y realización de dibujos animados. Su realización duro dos largos años y atravesó varios inconvenientes que demoraron su estreno. Fue originalmente pensada para 35 mm del sistema Technicolor pero dicha empresa Norteamericana solo aceptaba trabajos que supusieran una tirada mínima de 25 copias, numero que superaba las posibilidades de los realizadores; por consiguiente se contrato material fílmico de la empresa Alemana Caspar Film. El estallido de la Segunda guerra mundial imposibilito la llegada de la cantidad necesaria de material y hubo que reducirla y anular escenas. Lo que estaba planteado para ser un largometraje culmino en un corto de 16 minutos de duración. A pesar de haber sido la empresa mas ambiciosa encarada hasta ese entonces y haber sido realizada a la altura de las producciones de Disney, el filme fue un fracaso económico ya que falló, al igual que las demás películas de animación, en la distribución. Contenía adecuados requisitos para satisfacer las necesidades del gran publico: acción, emoción, ternura y comicidad. Todos sus personajes estaban psicológicamente bien definidos, y el conjunto hacia gala de una cuidadosa y perfecta realización "
Si analizamos este corto desde el punto de vista que venimos planteando rápidamente lo podemos catalogar dentro del cine de entretenimiento para niños. Pero detengámonos en sus personajes y la narración. Paturuzú saca a pasear a Upa quien es raptado por un malvadísimo gitano de tupida barba. Luego de un violento encuentro entre Paturuzú y el gitano, en donde queda demostrada la superioridad física e intelectual del héroe, Paturuzú logra vencerlo. Sin importar que el gitano posea una contextura física bastante mas grande que el protagonista, Paturuzú sale triunfante y libera al niño. El planteo es clásico: los buenos contra los malos, el malo es tonto, el bueno inteligente. Triunfa el bien contra el mal. Ahora bien, cabe reflexionar o al menos formularnos los siguientes interrogantes: ¿Es casualidad que el malo sea el gitano? Para raptar a Upa lo atrae mostrándole un objeto que cautiva al niño, que tiene dentro de una bolsa; donde finalmente termina meciéndolo. Siguiendo la analogía con la labor de Disney podríamos decir que su autor asimilo muy bien los recursos a través de los cuales se potencian los temores con los que se amenazaba a los niños por aquel entonces. ¿No es acaso ese gitano malvado el famoso hombre de la bolsa? ¿No existe en aquel acto de curiosidad de Upa un potencial castigo en manos del raptor? Si sumamos a esta línea moralizante y educativa el llamativo aspecto de este indio pampeano. Paturuzú tiene en la frente una pluma, clásica y simple convención, difundida también por Hollywood, para reconocer a un indio. Podríamos encontrar aquí un esfuerzo por homologar la técnica con las mas exitosas producciones de Disney y a la vez una universalización de la temática. Se genera entonces una contradicción, se pretende darle un color local con la figura del indio, pero al ser la construcción tan imitativa del estilo norteamericano mas difundido; termina borrando toda posibilidad de hallar rasgos diferenciadores y distintivos de la cultura de donde es oriundo. Pero esta contradicción no es privativa del genero de animación ya que si observamos los exitosos filmes que en los años 30 y 40 posibilitan el auge de la industria cinematográfica local, nos encontramos con típicas comedias musicales al mejor estilo Holywood, en las cuales el color local esta dado desde el Tango.
Cabe preguntarse por ultimo ¿ Qué hubiera sido de Upa en apuros de no estar atada a las estructuras comerciales internacionales?
Siguiendo con el recorrido histórico no podemos dejar de mencionar a José M. Burrone Bruche. "En la sección de dibujos animados de Emelco, dio a conocer también en 1942, " Los consejos del Viejo Vizcacha " adaptación libre sobre el popular personaje de " Martín Fierro " de Hernández. Posteriormente, luego de realizar una serie de " Refranes Populares " (1947) en blanco y negro y un minuto de duración y de algunos films didácticos para diversas instituciones nacionales y extranjeras, se dedico de lleno a los filmes publicitarios. A Burrone Bruche se debe asimismo una película en colores de laboriosa ejecución basada en otra adaptación de "Fausto" de Estanislao del Campo, intento de modernización del estilo habitual de este realizador, que en ocasión de una visita a la Argentina, fuera debidamente estimado por Walt Disney. (...) Jorge Caro, quien se formara en las estudios Burrone Bruche, realiza en 1950, para la productora Cinepa, una serie de cortos protagonizados por una simpática "vizcacha de alegre carácter". Una de ellas titulada "Puños de Campeon ", tuvo gran aceptación... demuestra en esta película una especie de continución de las técnicas más afortunadas de ciertos estudios norteamericanos, y fue el cultor de los gags o efectos cómicos arguméntales, en donde la animación de los personajes revela una vibrante plasticidad..."
Detengámonos ahora en los dos últimos autores perece repetirse la contradicción planteada anteriormente. Pero tal vez no se trate de una contradicción. Quizás la única forma que podían entender la realización estos autores era a través de la imitación de los modelos mas exitosos. Estaríamos en condiciones de afirmar que este cine de animación, además de ser de entretenimiento, apuntaba a lograr el éxito comercial. Si reflexionamos en el hecho de que este tipo de realizaciones eran aceptadas con gran agrado por el gran publico e incluso advertimos el modo en que se los pondera desde el autor del texto, entenderemos que hasta el momento no se había planteado otra forma de lograr el éxito comercial que a través de los carriles predeterminados desde afuera. Volviendo al planteo inicial sobre la base de los objetivos de realización parece estar emparentado al rubro entretenimiento la idea de éxito comercial. Pero si a la industria cinematográfica nacional le costaba subsistir más costosa fue desde siempre la subsistencia del cine de animación debido a lo laborioso y lento de su realización. Encontramos aquí un nuevo planteamiento ambivalente: es caro y difícil de realizar pero a la vez por su característica manual puede ser desarrollado en forma casera y experimental. En parte por este motivo y también fruto del auge de los cine clubes la década del 50 resulto un periodo fértil para el desarrollo de la experimentación. Por esta época soplaron vientos de renovación en el cine de animación mundial. La influencia del director de la escuela de animación de Canadá, Norman McLaren, fue fundamental, ya que sus técnicas se adecuaban mas a la realidad de los amateurs para realizar películas sin infraestructura. Entre muchos otros podemos destacar a Victor Iturralde Rua quien se colocó en la vanguardia de los experimentadores. Se inicio en 1952 con " Ideitas en Color " utilizando el diseño directo sobre la película, técnica que empleo en otras de sus producciones. " Hic! " de 1953 logra el primer premio fantasía del Cine Club Argentino, "Pipiripipi" en 1954 y el mismo año " Badalita " recibe el mismo premio. En 1958 realizó "Petrolita" de excelente técnica. Toda esta época se caracterizó por una gran apertura internacional, la participación de numerosos artistas independientes en festivales extranjeros (con gran variedad de premios) y certámenes nacionales, y el acceso al reconocimiento del publico y de la crítica.
En 1956 la empresa Emelco paso a llamarse Lowe. Manuel García Ferre, un español llegado a la Argentina en 1947, se hizo cargo del departamento de dibujos animados. Esta empresa era el único camino a través de la cual se podía acceder al trabajo de animación remunerado. Lowe trabajo de manera pujante y exitosa para el cine de producción comercial.
Pero tal vez el evento histórico que permitió el desarrollo y fuerte crecimiento de la animación fue la llegada por aquellos años de la Televisión. Lo que abrió un nuevo campo para los dibujos animados: la publicidad televisiva. Entre 1959 y 1968 fue la época de oro para los animadores dentro de este rubro publicitario televisivo. Este crecimiento dio pie a la aparición de la mayoría de productoras de cine publicitario, se creo la cámara Argentina del film Publicitario de Dibujo animado (1960) La asociación de productores de dibujos animados convoca en 1961, el mismo año de su creación, al primer festival de Dibujos Animados Argentinos. Si revemos este periodo comenzaremos a entender el planteo original acerca del correlato entre la técnica y su finalidad. La publicidad, el entretenimiento asociado a fines comerciales utiliza la técnica del dibujo animado. Por el contrario el campo de la experimentación incursiona en diversas técnicas ya que se encuentra allí su primordial objetivo.
El universo de la animación crecía y se diversificaba desde hacia ya unas décadas había ingresado a las escuelas de cine como una alternativa de aprendizaje.
Los independientes seguían trabajando y jugando con las técnicas y las ideas: En 1962 Catú realiza un corto llamado "La Pared" premiado internacionalmente, donde existe una marcada intención experimental sobre la técnica del dibujo animado.
Hacia mediados de la década del 60, Manuel García Ferre introdujo la modalidad del "Convoy publicitario", con varias marcas publicitadas en un mismo filme. Eran historias recreativas, donde las situaciones se forzaban para la aparición de los productos. Surgieron los personajes Anteojito y Antifaz, de los que salto a la revista (la que permitió financiar su empresa), luego vinieron Hijitus, Larguirucho, Petete, Calculín, Trapito, Ico y mas recientemente Manuelita. Esta modalidad de publicidad fue inmediatamente imitada por otras productoras locales pero ninguna pudo hacer frente a las sucesivas crisis como logro la empresa de G. Ferre. Hacia la década del 70 la publicidad en vivo comenzó a crecer y la animación publicitaria decrecía. Fruto de esta crisis se intenta por segunda vez encarar la realizacion de largometrajes. Recordemos que el primer intento había sido allá por 1942 con Upa en apuros, y había terminado en fracaso. Este nuevo intento fue a partir de la famosa tira Mafalda, aparecida en el diario El Mundo allá por 1965. Para dicha realización se convocó a la mayoría de la gente que trabajaba en animación en Buenos Aires. Pero nuevamente no obtuvo resultados satisfactorios. García Ferre, en cambio, logró estrenar en septiembre de 1972 el filme "Mil intentos y un invento", protagonizado por el legendario dúo Anteojito y Antifaz. Si nos detenemos en la descripción que se hace de este filme en un texto histórico, advertimos que ese comentario bien cabe para el resto de sus posteriores realizaciones e incluso se enmarca en el mismo tipo de cine comercial de entretenimiento: "El argumento y la dirección estuvieron a cargo del propio García Ferre, quien la coprodujo con Julio Korn, con vistas a la distribución exterior en los países de habla hispana. Fue un éxito de público ya que los personajes eran muy populares".
Su mensaje es moralizante, una típica película de buenos y malos, donde triunfa el bien. Por su técnica y su mensaje se acerca mucho a los filmes tradicionales de Walt Disney.
En 1973 estrena su segundo largo "Las aventuras de Hijitus". En 1975 Introduce en su tercer largometraje a su popular muñeco: "Petete y Trapito". Le siguió en 1978 "Ico, el caballito valiente" que no pudo ser estrenada, pero obtuvo varios premios internacionales.
El estilo de este realizador es fácilmente reconocible, pero no fue el único por aquel entonces que estreno un largometraje: Simón Feldman, quien desarrolló un estilo propio y ciertamente muy diferente. Prolífico realizador y estudioso del cine y el diseño gráfico. Feldman ya había formado parte de la realizacion de un corto en blanco y negro llamado "Mambrú", en 1958. Hacia 1975 realiza el corto "El Zorro y los Presumidos", en 1976 otro de 10 min. color "Caraballo mato un gallo" con técnica de papel recortado y gran colorido acompañado por una canción infantil que lleva el hilo de la historia. En ambos trabajos se planteaba un problema social. Tiempo después se anima con un largometraje: "Los cuatro secretos" Utilizando la técnica de collage, basándose en dibujos para crear a los personajes. Los diseños eran simples, de colores planos a la manera de los cuentos infantiles. En 1982 realizó "Happy end" en coproducción con España (como única manera de poder realizarla en 35mm), basada en el cuento "Una modesta proposición" de Jonathan Swift. Utilizó técnica mixta; recorte y dibujo animado. Una ácida critica social sobre el hambre en el mundo. Si nos detenemos en este realizador encontraremos que a pesar de ser los niños sus espectadores existe una diferente mirada y tratamiento de los temas y problemáticas que aborda. El ámbito donde se desarrollan sus historias es claramente identificable: América Latina. Con temáticas que abordan el hambre, la discriminación racial, la religión. Denota el interés del autor por transmitir pinceladas de la cultura autóctona, pero sin caer en esquematismos o burdas simplificaciones. No subestima al interlocutor sino que le brinda de manera amena y expresiva datos de su propia idiosincrasia. Si volviéramos a intentar clasificar este tipo de producciones podíamos decir que existe un interés experimental desde su riqueza expresiva de técnicas. También es cine de entretenimiento, en el que seguramente no primo la necesidad de lucro. Pero también aporta una critica social desde la temática y una reflexión, por contraste de técnicas, de lo que se puede lograr con creatividad, imaginación y voluntad.
A partir del inicio de la década del '80 la técnica de animación por computadora reabrió las posibilidades de la publicidad. A pesar de todas las posibilidades que hoy ofrece el ordenador, muchos artistas dicen preferir utilizarlo solo como apoyatura auxiliar, otros directamente dicen que la técnica es demasiado "fría" y continúan abordando técnicas mas tradicionales.
El recorrido histórico que hemos trabajado es solo un simple pantallazo desde un enfoque analítico. En el camino quedan infinidad de nombres y estilos que nos permitirían abundar en el tema. Sabemos ahora que existe un circuito comercial que, la mayoría de las veces, aborda técnicas conocidas por el gran publico. Y que al igual que sucede con el resto del cine rara vez la producción comercial introduce temáticas o estructuras relacionadas con la cultura autóctona. Que el trabajo experimental o independiente no teme ingresar en áreas y técnicas que permitan hallar nuevos rumbos y construir nuestra propia identidad.

Bibliografía consultada:
Investigación sobre el cine de animación en la Argentina. Natacha M Mell 1986
Desarrollo del dibujo animado en la Argentina. Nota aparecida en la revista LIRA. David Cohen
Por un niño activo frente al cine de animación. Simón Feldman.
La aventura del cine de animación. Simón Feldman. Nota aparecida en La opinión Cultural