Salto a contenido principal

HAMAL

Historia Analítica de los Medios Argentinos y Latinoamericanos

Cátedra: Alfredo Marino

El Cambio en el sistema de producción: un cine a medida del Estado, la nueva ley del cine del 1995, la relación con la televisión

Alfredo Marino

¿Cuáles son las relaciones de poder que se generan entre los grupos empresariales, industriales, artísticos, los consumidores y el gobierno frente a los bienes de consumo alentados por los mass media, especialmente, el cine, los videogramas y la televisión, que representan de manera simbólica una realidad en una determinada coyuntura socio política?
Diferentes políticas culturales o su inexistencia (esto también es una política) dieron por resultado cambios en la relación público-cultura massmediatica, rearticulando el vínculo entre los individuos, la cultura y el arte. Luego de un periodo de transición, de las dictaduras militares a la reafirmación democrática, los gobiernos asumen como modelo al neoliberalismo, surgen de esta manera nuevas formas de relación social y el Estado preocupado por la economía deja de lado esferas sensibles de la sociedad como son: la salud, la educación y la cultura.

En el año 1990, se estrenaron comercialmente 12 películas, en el 2005 fueron 63; se multiplicaron las salas de exhibición, de 342 se pasoó a 1000 en la actualidad, el Instituto Nacional de Cinematografía (INC) 1 en 1990 disponía de un fondo de aproximadamente 3 millones de pesos para subsidiar la realización de filmes, mantenimiento de la escuela de cine y otras actividades y, actualmente su entidad similar, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) dispuso en el ejercicio 2005 de aproximadamente 60 millones de pesos para desarrollar esas mismas actividades.
A partir de 1996, una renovación, estética y temática llegó de la mano de muchos nuevos y jóvenes directores: Pablo Trapero, Israel Caetano, Bruno Stagnaro y Daniel Burman entre muchos otros se insertaron en el panorama audiovisual consiguiendo grandes éxitos de taquilla, premios internacionales, un mayor apoyo por parte de la crítica y adhesión por parte de los espectadores, cansados de las reiteraciones temáticas y de la calidad que tenían las películas nacionales.
La masiva incorporación de nuevos realizadores ya no solo en el campo de la dirección sino desde todos los aspectos de la producción proveniente de una mayor cantidad de escuelas de cine, de nivel terciario y universitario dio también por resultado la incorporación de una gran cantidad de mujeres: Lucrecia Martel, Sandra Gugliotta, Anahí Berneri, María Victoria Menis, Albertina Carri y muchas otras que hoy, quiero subrayarlo, desde diferentes roles generan una mirada diferente desde y hacia los procesos de identificación, representación y formación de los imaginarios sociales.
El amplio y enérgico apoyo ofrecido por el INCAA, a las productoras de televisión abierta y por cable produjo que eéstas comenzaroan a invertir en películas de largometraje e incluir en la producción de programas televisivos realizadores que provenían del cine.

Este artículo analiza algunos aspectos: políticos, sociales, económicos y artísticos de estos quince años (1990-2005) mostrando su de gran importancia para los medios audiovisuales argentinos que, revitalizaron una industria alicaída en el tiempo, generaron nuevos puestos de trabajo, atrajeron la mirada de otros países acercándolos a nuestra realidad, promovieron desde diferentes entidades la integración y el debate de un Espacio Audiovisual Latinoamericano y diseñaron, dentro de este gran proceso de globalización 2 y peérdida de identidad, un futuro de valorización de nuestra producción que nos permita reconocernos y formarnos. Da cuenta de esto, una frase de Jorge Coscia como director del INCAA al inaugurar una sala de exhibición en el marco de Espacio INCAA en la Antartida --Sala del Bicentenario--, que dio lugar a un eslogan institucional: "Un país sin cine es como una casa sin espejos. Cine nacional imagen y reflejo de nuestra identidad cultural".

A partir de la ley N° 24.377, comienza en la Argentina un nuevo panorama para los medios audiovisuales. Sancionada en el mes de septiembre de 1994 por el Congreso Nacional, promulgada el catorce 14 de octubre, comenzó a implementarse a partir del año 1995. Asociaciones de productores, realizadores, técnicos y actores, algunos políticos y grupos de intelectuales gestaron esa nueva ley modificando al mismo Instituto regulador que denominado hasta ese momento Instituto Nacional de Cinematografía se reemplazó por el Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales (INCAA) 3.
Uno de los mayores logros fue el de incrementar el Fondo de Fomento Cinematográfico, al ya existente 10% de recaudación por entrada de cine vendida, se crearon dos nuevos impuestos: el 10% sobre la venta y alquiler de videocasetes y otro equivalente al 25% del impuesto que percibe el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER) a raíz de la facturación que los canales de televisión efectúan por publicidad o venta de programas.
De esta manera, crecieron en varios millones de dólares los fondos del Instituto que serían dirigidos a la recuperación industrial de la cinematografía y a permitir la participación de los diferentes canales de televisión que, podían generar proyectos audiovisuales propios, es así como Artear (Canal 13), Telefe (Canal 11), Multimedios América (Canal 2) y otras empresas de televisión por cable acordaron realizar películas de largo y cortometraje.
A principios de los años '90 noventa comienzan a aparecer en el espacio audiovisual una serie de instituciones educativas formales y no formales, estatales y privadas dirigidas a la formación de realizadores de cine y de televisión,; la Fundación Universidad del Cine dirigida por Manuel Antín, Lla carrera de Diseño de Imagen y Sonido dependiente de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires son algunas que se agregan a las ya existentes y promueven un recambio generacional.
Esta nueva generación de realizadores va a tener su punto de partida en 1996 con una compilación de cortometrajes llamado "Historias Breves": Daniel Burman (Niños envueltos), Israel Caetano (Cuesta abajo), Lucrecia Martel (Rey muerto), Sandra Gugliotta (Noches áticas), Bruno Stagnaro (Guarisove), Tristán Gicovate (La simple razón), Andrés Tamborino y Ulises Rosell (Dónde y cómo Oliveira perdió Achala), Pablo Ramos (La ausencia) y Jorge Gaggero (Ojos de fuego) van a tener la posibilidad de exhibir sus oóperas primas. Es el punto de cesura entre el pasado y el presente.

El pasado tuvo su época dorada en el cine argentino, entre los años '30treinta y los cuarenta'40, a partir de un cine industrial de un importante consumo interno y de exportación, favorecido por sus géneros: el melodrama, tan preciado en Latinoamérica y el musical, a partir del tango; actores y actrices carismáticos que apoyados por un sistema de estudios a la manera de Hollywood promovían un cine pasatista. La decadencia a nivela escala industrial se produjo en los años '50 cincuenta pero son Fernando Birri y Leopoldo Torre Nilsson los motivadores que hacen surgir en los 60 sesenta un cine con características propias, que se inserta en el concierto de las nuevas concepciones estéticas e ideológicas latinoamericanas (El Nuevo Cine Latinoamericano), a partir de la llamada Generación del 60 y el grupo Cine Liberación.
El Instituto Nacional de Cinematografía creado en 1957 bajo un gobierno de facto tuvo su mayor actuación en 1958 a partir del gobierno desarrollista de Arturo Frondizi, ese año se estrenan 39 películas nacionales importante suma ya que en 1956 solo se habían estrenado 12. Es de destacar que entre 1959 y 1962 se produjeron una gran cantidad de documentales que si bien no se exhiben exhibieron comercialmente ya que para ellos no existe existía ninguna cuota de pantalla, sí fue un semillero para muchos realizadores que posteriormente conformarían el llamado Nuevo Cine Argentino.
Un cine político, militante por un lado, y un cine reflexivo, criítico de tendencia existencialista por otro generó una corriente de simpatía por parte de ciertos espectadores y tendencias definidas. La industria se mantuvo con comedias frívolas, en generalgeneralmente, interpretadas por actores y actrices de fuerte presencia en las pantallas de televisión. La competencia de la televisión, se comenzaba a hacer notar y aprovechando sus grandes estrellas, el sector industrial quizo capitalizarlo generando productos para las masas pero se mantuvo en estos años sesenta en un promedio aproximado de 30 películas anuales. Los '60
Los '70 setenta deambulan entre la democracia y la dictadura, olas de secuestros, fuerzas paramilitares y militares que hacen estragos afectando moral y económicamente a gran parte de la población,; una guerra fratricida a la cual se le suma luego, en 1982, la lucha por la posesión de las Islas Malvinas no puede desembocar más que en una producción cinematográfica ínfima y con algunos escasos compromisos estéticos e ideológicos, la desaparición física, el exilio de algunos realizadores, el cierre de la mayoría de las productoras, la falta de apoyo del Instituto Nacional de Cinematografía y un estrecho control del Ente de Calificación (entidad dirigida a censurar los contenidos), Ccensura que también va a afectar a la televisión 4).
En Mmayo de 1973, asumió la presidencia Héctor Campora en un país convulsionado por los disensos dentro del mismo partido político, entre la extrema izquierda, la extrema y algunos moderados. Solo la vuelta de Perón 5 al país y al poder garantizaba alguna tranquilidad. En Jjulio, Cámpora presentó su dimisión y en septiembre es elegido Perón como presidente y María Estela Martínez, su tercer esposa, como vicepresidente, la primera mujer en Latinoamérica que llega a la presidencia de un país, en este caso, a consecuencia de la muerte de su esposo el 1 de Jjulio de 1974.
En 1973, se estrenaron 39 películas y 40 fueron los largometrajes estrenados en 1974. El INC fue dirigido en ese entonces por Hugo del Carril, un importante cantante de tangos, actor y director, muy cercano al sentimiento popular y por Mario Soffici, director y actor de gran prestigio desde los años 30treinta. Se estimuló la producción, la sindicalización y las asociaciones tanto de directores como de productores independientes. Muchas películas prohibidas durante los anteriores gobiernos militares se dieron a conocer al público.
Luego de la muerte de Perón,. Lla situación económica se deterioró rápidamente. El costo de la vida se incrementa en más de un 300% y diferentes crisis gubernamentales, desinteligencias partidarias y una sociedad que no podía procesar la situación, se vio atacada en sus instituciones por un movimiento militar armado. El 24 de marzo de 1976, el teniente general Jorge Videla, presidiendo una Junta Militar, asume el poder y comienza un proceso dictatorial denominado Proceso de Reorganización Nacional, las primeras acciones son disolver el Congreso, imponer la ley marcial y gobernar por decretos.
El cine descendió a 15 producciones en 1977 y se instaló nuevamente las prohibicion y la censura, algunas películas que habían sido aprobadas e inclusive se habían exhibido también fueron prohibidas. El gobierno militar propone soluciones para la industria, pero por la fuerte censura imperante solamente se pueden realizar películas de carácter comercial de humor ligero y eróticasse pueden realizar.
Argentina Sono Film pionera de las productoras nacionales cerró sus puertas, son los grandes exhibidores y las distribuidoras extranjeras quienes en este periodo se ven beneficiados beneficiados, ya que el valor de la entrada, es una de las más caras del mundo 6.
En 1983 con la vuelta de la democracia, derogada la política de censura, una nueva etapa comienza para la cinematografía nacional. La productora Aries comienza a generar películas con pretensiones artísticas: El arreglo, Fernando Ayala, 1983; El año del conejo, también de Ayala, 1987; No habrá más penas ni olvidos, Héctor Olivera,; de Olivera él también, La muerte blanca en este caso con coproducción con los Estados Unidos. Argentina Sono Film que abre nuevamente sus estudios y Victor Bo producciones junto con Cinematográfica Victoria se concentran en películas pasatistas.

El público en búsqueda de evasión y apoyado por los canales de televisión y su programación favorecen, con su presencia, a películas tales como: Los Parchís contra el inventor invisible, Adrián Quiroga 7, 1981, vista por 856.576 espectadores, cuando Tiempo de revancha, Adolfo Aristarain, el mismo año atrajo a 506.000 personas; en 1982 el éxito de taquilla se lo llevó: Los fierecillos indomables, Enrique Carreras y el mismo director con Los extraterrestres, 1983 repitió el éxito con una concurrencia de 1.333.659 espectadores y de 1.125.891 respectivamente. María Luisa Bemberg, en este caso, abordando un tema polémico formalmente muy cuidado, en 1984 convocó a 2.117.706 personas a las salas cinematográficas para ver Camila y Luís Puenzo en 1984 con una película, La historia oficial que fue ganadora del Oscar a la mejor producción extranjera logró una asistencia de 899.940 personas.
Las escasas inversiones privadas, la falta de afluencia del público a las salas, la inflación y la falta de fondos del INC por la morosidad que tiene el cobro de sus créditos, hace que cada vez menos películas se produzcan en el país. En 1989 se estrenaron 12 películas nacionales que fueron vistas por 1.207.117 espectadores. Este reducido mercado interno por un lado dio por resultado la desaparición de una gran cantidad de salas de exhibición, entre 1983 y 1989 cerraron 47 salas de exhibición en la ciudad de Buenos Aires y más de 350 en el interior del país. En ese periodo, se estimaba que el costo promedio de una película de largometraje era de U$S 400.000, teniendo en cuenta el valor de la entrada, no se podía amortizar con menos de 450.000 espectadores, cantidad que muy pocos filmes superaron y el INC no aportaba más de un 10%, esta situación no era propicia para nuevos directores ya que quienes se arriesgaban a producir buscaban alguna garantía en la trayectoria del realizador.
La única salida posible eran las coproducciones: Inglaterra (Channel Four), Italia (RAI) y España (TVE) a partir de diferentes convenios, hicieron aportes que posibilitaron la producción de películas como: La última siembra, Miguel Pereira, 1989 con aportes ingleses y españoles; Últimas imágenes del naufragio, Eliseo Subiela, 1990 con aportes españoles; Después de la tormenta, Tristán Bauer y Dios los cría, Fernando Ayala, ambas de 1991 apoyadas por capitales españoles. Fernando Solanas en 1992 realizó con la colaboración de capitales franceses Tangos, el exilio de Gardel, 1985, Sur, 1987/88 y El viaje, 1990/92

En el mundo el proceso de globalización se acelera en los años 80ochenta. La caída del muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética permiten que frente a la antigua disputa entre capitalismo y socialismo, salga el primero triunfante y eéste se manifieste como una forma de neoliberalismo que tiene como instrumento de penetración ideológica a los medios de comunicación, apoyados en los Hholdings y en los paises en via de desarrollo gobiernos interesados en desmantelar el aparato estatal.
Carlos Menem comienza su primer periodo presidencial en 1989 y culminan en 1999 8, luego de haber sido reelecto en 1996 por cuatro años, de acuerdo a con la reforma que se hizo sobre la Constitución Nacionalconstitucional. El traspaso de poderes se hizo anticipadamente ya que el país había entrado en una hiperinflación sin antecedentes, ni las reformas fiscales, implementadas por el gobierno de Alfonsín ni el austral (la nueva moneda) pudieron contener una inflación de un 200% en un solo mes.
Durante los primeros años del gobierno menemista se dicta la Ley de Emergencia Económica que facultaba al gobierno a privatizar los medios de comunicación a cargo del estado y suspender todas las subvenciones al sector cultural, a consecuencia de esto se disminuyen los consumos culturales o se limitan a ciertos sectores de nivel económico elevado o medio nivel económico y la televisión, ahora privatizada 9, aparece como el paradigma de entretenimiento y como modalizador de la sociedad, produciéndose lo que en aquel entonces se llamó la "farandulización" de la política", aquellos que ocupaban el escenario público, con el presidente a la cabeza, junto con actores, modelos y deportistas.
Con el transcurrir de su primer mandato la moneda se estabilizó y comenzó en el país el proceso globalización. Importantes capitales extranjeros invirtieron en propiedades, las empresas estatales se vendieron a multinacionales, la penetración de productos manufacturados de origen importado llevaron a la desaparición de la industria nacional y las nuevas leyes laborales generaron disminución en los puestos de trabajo, marginación y exclusión.
Por ejemplo: Georges Soros un empresario húngaro compró un gran predio en una zona privilegiada de la Ciudad de Buenos Aires, la ex ciudad deportiva de Boca,; el hotel Llao Llao, en Bariloche,; los shoppings Paseo Alcorta, Patio Bulrich y Alto Palermo;, y el ex Mercado del Abasto en la ciudad de Buenos Aires; el Correo Argentino queda en manos del grupo Macri; las comunicaciones telefónicas que estaban en manos del estado fueron transferidas al grupo Telecom (Francia) y Telefónica (España). El grupo transnacional Exxel adquirió algunas empresas vinculadas a la industria cultural: Musimundo, Editorial Atlántida y Canal 11. Repsol (España) compró las acciones de YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales).
Ea niveln el ámbito cinematográfico se producecon la llegada de complejos multicines transnacionales como: Hoyts General Cinema, Village Cinemas, Cinemark y Showcase Cinemas. En 1997 operaban 587 salas en el país, muchas de ellas localizadas en lugares estratégicos (centro comerciales), cuando el año anterior solamente habían un poco más que 400 y llegaron a 956 en el 2000. Estos multicines dominaban el 70% del negocio de la exhibición favoreciendo la permanencia en pantalla de las películas extranjeras, especialmente, las estadounidenses.


En 1992 se estrenaron 12 películas entre ellas y de mayor aceptación por parte del público: El lado oscuro del corazón, de Eliseo Subiela (coproducción Canadá); Un lugar en el mundo, de Adolfo Aristarain y ¿Dónde estás amor de mi vida que no te puedo encontrar?, de Juan José Jusid. Pero en estos casos y a diferencia de lo que anteriormente sucedía, a partir de un nuevo impuesto que nutría las arcas del Fondo de Fomento del INC, cada una de ellas, proporcionalmenteen forma proporcional, al número de espectadores recibieron respectivamente U$S 752 mil, U$S 886 mil y U$S 535 mil. Estimando que en su totalidad los estrenos nacionales lograron atraer a 2 millones de espectadores, estas producciones no hubieran podido realizarse sin el aporte del INC.10 .
En estos años, se gesta la idea de un Espacio Audiovisual Latinoamericano 11. Es al auxilio de estas circunstancias, la necesidad de revitalizar la industria cinematográfica a partir de recursos genuinos, que la ley N° 24.377 establece los alcances de su beneficio encuadrando queé se entiende como película nacional, coómo se otorgan los créditos anticipados, la extensión hacíia la creación y mejoramiento de salas de exhibición y la ayuda para la conformación de laboratorios nacionales.
El INCAA a partir de su recaudación llegó a disponer de más de U$S 33 millones en 1995, incrementándose a U$S 53 millones en 1997. lLa forma de distribuirlo surge a partir de la decisión del Director Nacional del Instituto, pese que la ley prevé una Asamblea Federal conformada por representantes de diferentes organismos culturales provinciales, de la Ciudad de Buenos Aires y de diferentes entidades que nuclean a los técnicos, realizadores y artistas así como también representantes de productores del cine y de la televisión 12.
En su artículo 30, la ley define que los subsidios beneficiaraán a las películas que el Instituto considere "contribuyen al desarrollo de la cinematografía nacional en lo cultural, artístico, técnico e industrial, con exclusión, en especial, de aquellas que, apoyándose en temas o situaciones aberrantes relacionadas con el sexo o la droga no atiendan a un objetivo de gravitación positiva para la comunidad".
Las películas se califican de interés especial, de interés simple o sin interés. Las primeras son "las que ofreciendo suficiente calidad contengan relevantes valores morales, sociales, educativos o nacionales; las especialmente destinadas a la infancia, y las que con un contenido temático de interés suficiente, su resolución alcance indudable jerarquía artística". (Artículo 31).
De acuerdo a con los ingresos obtenidos por la venta de entradas y proporcionalmente, a las primeras se les otorgará el 100% de lo reconocido por el INCAA 13; en el caso de las películas declaradas de interés simple, el monto del subsidio tendrá como máximo el 70% del mismo valor y aquellas calificadas como sin interés no gozaraán de subsidio alguno. La ley contempla el subsidio a medios electrónicos cuando las películas se exhiban en canales de televisión no excediendo en este caso el 50% del valor base reconocido.
El INCAA puede producir películas de cortometrajes, reglamentar una cuota de pantalla para películas nacionales, participar en la producción de películas para ser difundidas en la televisión y, algo no menos importante que propone resolver, un problema de larga data en nuestro país que es el referido al fomento a la exhibición y a la distribución.
En cuanto a la exhibición se creó el Espacio INCAA que cuenta actualmente con unas 20 salas desde la Antartida hasta Formosa que tienen como objetivo "fomentar la difusión del cine argentino, iberoamericano y cine de autor de otras latitudes, generar nuevas posibilidades de pantalla para estas producciones y coadyuvar a la igualdad de oportunidades en el acceso a los bienes culturales audiovisuales"14 .
El INCAA reinstitucionalizó a partir de 1996 el Festival de Cine en Mar del Plata con categoría A, lo hace uno de los más significativos del continente. Allí se congregan productores, exhibidores, realizadores y periodistas. El evento no sólo es una ventana abierta al mundo sino que permite, en una atractiva ciudad a orillas del mar y cerca de las sierras, a alumnos de escuelas de cine, profesores, profesionales y público en general, recorrer diferentes secciones como, La Mujer y el Cine o ver películas que en algunos casos no llegan a estrenarse comercialmente y circular entre workshops, donde se presentan los últimos avances tecnológicos, muestras retorospectivas y homenajes.
El Festival de Mar del Plata tuvo sus inicios en 1954 durante la presidencia de Juan Domingo Perón, pero se institucionalizó en 1959 gracias al esfuerzo de la Asociación de Cronistas Cinematográficos, para ellos el interés estaba puesto en el cine como una actividad cultural antes que industrial. La primera película que ganó en el Festival fue Cuando huye el día de Ingmar Bergman (Suecia); posteriormente, se premió con el máximo galardón a Los compañeros, de Mario Monicelli (Italia) en 1964 y la última película premiada fue Macunaíma, de Joaquim Pedro de Andrade (Brasil),. En 1970 fue el año en que culminaron las presentaciones del Festival.

A partir de la referida ley, se incorporaron las productoras de televisión abierta, grupos vinculados a los multimedios o con intereses en la telefonía u otros holdings financieros foráneos generando películas con gran éxito de taquilla. Patagonik Film Group es una de estas empresas conformadas por Artear Argentina la empresa audiovisual del grupo Clarín 15, Buena Vista Internacional 16y Telefónica Media 17. También genera filmes, Televisión Federal S.A.(Telefe) 18; y productores independientes como:Pol-Ka, Jempsa, Flehner Film y otros.
Cenizas del Paraíso, Marcelo Piñeyro,, 1997; Dibu-la película, Carlos Olivieri y Alejandro Stoessel,19, 1997 ; Cohen Vs. Rosi, Daniel Barone,, 1998; Nueve Reinas, Fabián Bielinsky,, 2000 y El hijo de la novia, Juan José Campanella,, 2001. Entre otras, fueron producidas por Patagonik Film Group; Comodines, Jorge Nisco, 1997; Apariencias, Alberto Lecchi,, 2000; El bonaerense, Pablo Trapero,, 2002; Luna de Avellaneda, Juan José Campanella,, 2004 fueron, entre otras, producciones de Pol-Ka. Flehner Film produjo Alma mía, Daniel Barone,, 1999; Ariel Piluso, La edad del sol,, 1999 y 76 89 03, Cristian Bernard y Flavio Nardini,, 1999. Manuelita, Manuel García Ferré,20, 1999 y Papá se volvió loco, Rodolfo Ledo,, 2005, entre muchas otras, fueron productos de Televisión Federal S.A.

Las anteriores son algunos de los ejemplos de películas de neto corte industrial que convocaron masivamente a los espectadores. La articulación entre la producción de filmes y el vínculo con los mass media generó una corriente publicitaria de bajo costo por un lado y de apoyo critico por otro, en este caso, entendiendo a la crítica como una asesoría comercial que le indica al público donde invertir una salida de esparcimiento. Por ejemplo: Cenizas del paraíso y Comodines atrajeron a un millón de espectadores cada uno. Manuelita, 2 millones y así también es en esa proporción que el INCAA otorga los subsidios. Es pPor esto surgen algunas dificultades al querer realizar películas donde se da mayor importancia al valor artístico expresivo que al industrial.

Podemos mencionar, entonces, la existencia de dos tendencias, ambas confluyen en el poder de convocatoria interno y externo.
Una industrial que tiene como representante a Marcelo Piñeyro, Fabián Bielinsky y Juan José Campanella, entre otros, apoyados por los ya mencionados grupos empresariales dirigidos a un público masivo, con formulas clásicas pero con temáticas diferentes a las cuales el público estaba acostumbrado, teniendo como eje la presencia actoral de figuras reconocidas, muchas de ellas extraídas del campo televisivo. Y otra independiente, nuevos cineastas, muchos de ellos egresados de escuelas de cine, en muchos casos, con pocos recursos y compromisos económicos, esto hace a la frescura de los temas que tratan y la forma de expresarse estéticamente.
Ya mencionamos las películas y a los integrantes de Historias breves y es a ellos que nos referimos cuando hablamos de este recambio generacional, de todos modos, no hablamos de un sistema cerrado ya que Daniel Burman, Lucrecia Martel e Israel Caetano, para mencionar solamente alguno de ellos, nunca descartaron, es más, aceptaron inversores para sus empresas y actores renombrados encarnando a sus personajes.
Pero lo importante es que ambas tendencias buscan superar las temáticas de generaciones anteriores y aceptar el riesgo de innovaciones formales. La muerte, el exilio, el psicoanálisis, la historia o los relatos clásicos dan lugar a historia pobladas por seres marginados o gente que vive las mismas historias cotidianas que cualquier ciudadano, creíbles, especialmente, los problemas que se tratan es el de los jóvenes y no le tienen miedo, formalmente, a la cámara en mano, el blanco y negro, filmar en 16mm, VHS o video digital o recurrir al género,.
Rapado y Silvia Prieto Martín Rejtman, 1991 y 1998 respectivamente, fueron emblemáticas para este nuevo cine. Picado Fino, Esteban Sapir,, 1994, recién fue exhibida en 1996; hecho en 16mm y en blanco y negro es una de las películas más radicales de esa década, asombró a la crítica por la rápida adhesión del público. Una historia de un joven de una familia judía, sin trabajo, con una novia embarazada y una amante se convierte en traficante de drogas. La historia podría ser convencional pero el tratamiento del montaje, el riesgo y la experimentación la convierten hoy en una película antecedente de lo que estaba por venir.
Moebius, Gustavo Mosquera,, 1996 es la primera producción de largo metraje de la Fundación Universidad del Cine (FUC), como obra colectiva realizada por los alumnos de la universidad, película que impactó por pertenecer a un género no muy cultivado en la Argentina, como es la ciencia ficción. El relato transcurre en gran parte en los túneles de los subterráneos de Buenos Aires y la historia que se cuenta es la de la desaparición de una formación de vagones que entra en un mundo paralelo. En 1998, la FUC produjo Mala época, constaba de 4 episodios: La querencia, Nicolás Saad,; Vida y obra, Mariano de Rosa,; Está todo mal, Salvador Roselli y Compañeros, Rodrigo Moreno. La película convocó a 24.000 espectadores. Solo por hoy, Ariel Rotter,, 2001 y Mercano el Marciano, Juan Antín,, 2002, película de largometraje de animación fueron diferente concreciones de una escuela fundada en 1991 de la cual egresaron: Pablo Trapero (Mundo grua, 1999; El bonaerense, 2002; Familia rodante, 2004); Albertina Carri (No quiero volver a casa, 2000; Barbie también puede estar triste, 2001; Los rubios, 2003; Geéminis, 2005); Juan Villegas (Sábado; 2001) y entre otros, Ulises Rosell (Bonanza, 2001 y El descanso, 2001).

Pablo Trapero, que en el año 1995 realizoó un cortometraje llamado Negocios, reúne en Mundo grúa (1999), premio a la mejor dirección en el marco del Primer Festival de Cine Independiente en Buenos Aires, muchas de las características que van a dar un sello al cine argentino de esta generación: una historia mínima suburbana donde un hombre, Rulo (Luís Magrini) que se encuentra desocupado debe mantener a su madre y a su hijo, Claudio (Federico Esquerro). Rulo frente a la imposibilidad de encontrar trabajo acepta el ofrecimiento de ir a Comodoro Rivadavia (ciudad ubicada en el sur de la República Argentina), lejos de sus seres queridos, haciendo un trabajo en condiciones paupérrimas lo que lo lleva a decidir volver a Buenos Aires.
Luís Magrini, Federico Esquerro y la madre del protagonista no son actores profesionales, está filmada en blanco y negro y su realización se hizo durante los fines de semana y en el tiempo libre. Junto con Pizza, birra, faso, Bruno Stagnaro e Israel Caetano, 1997; Bolivia, Israel Caetano,, 2001; El asadito, Gustavo Postiglione,, 2000 y del mismo autor, El cumple, 2002, son narraciones sencillas, sobre gente simple con un habla coloquial sin impostaciones, en alguno caso filmada en 16mm, con actores desconocidos narrando sucesos poco extraordinarios.

La televisión también se incluye dentro de esta renovación, en los 90años noventa, las formas ficcionales novedosas adoptadas por el cine son capitalizadas por la televisión.
Adrian Suar (Pol-Ka) reconocido actor y empresario de la televisión, Marcelo Tinelli (Ideas del Sur) animador y productor y Mario Pergolini (Cuatro Cabezas) también animador y productor supieron capitalizar la necesidad de un público que pedía novedades. En un caso captando actores desconocidos e independientes a los cuales les dio, desde sus exitosos programas de televisión, un espaldarazo para su inclusión en el cine o bien algún caso como el de Juan José Campanella 21 director reconocido, guionista de Culpables, 2001 (Canal 13), producido por Pol-Ka.
Tinelli, en la televisión, hizo su aporte con un director cinematográfico de esta nueva generación, Bruno Stagnaro (Pizza, birra, faso), al darle la dirección de Okupas, una miniserie que comenzó en Canal 7 y luego pasó a Canal 9 22, en el mismo canal Ideas del Sur produjo Tumberos, en este caso, con la dirección de Israel Caetano .
Disputas, otra miniserie de Ideas del Sur, contó también con la realización de Israel Caetano 23, la marginalidad volvió a presentarse en la pantalla de televisión llenándose de vagos, familias hacinadas y prostitutas,; el mismo Stagnaro señaló la influencia cinematográfica y de quée manera quería llevar una propuesta inusual a partir de una imagen sucia y cruda.
Tanto el cine como algunos programas de televisión reflejan una toma de conciencia de la crisis tanto social como económica que afectó y afecta a partir del desempleo, la marginación y la desesperanza a gran parte de la población.

Luego del triunfo de la Alianza por el Trabajo, la Educación y la Justicia que llevó a Fernando de la Rúa en 1999 a la presidencia de la Nación, el país reemplazando a Carlos Menem, diferentes disensos internos dieron por resultado en el año 2000 la dimisión del jefe de gabinete de ministros, Rodolfo Terragno, posteriormente, hizo lo mismo Carlos Álvarez (vicepresidente) y se ahondó el conflicto socioeconómico a partir de la renuncia del ministro de economía José Luis Machinea. En Ddiciembre de 2001, el país se encontraba en una situación insostenible, acosado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) con un índice de riesgo país inusual, frente a la instauración de medidas que limitaban la disponibilidad del dinero de los ciudadanos de sus cuentas bancarias, el pánico se expandió y el pueblo hizo sentir su reclamo, generando una crisis institucional hasta el punto en que se dictó el estado de sitio, De la Rúa intentó conformar un gobierno de unidad con el peronismo, ante la negativa, renunció.
Lejos de apaciguarse, la crisis tuvo su punto culminante cuando en diez días el país tuvo alternativamente cinco presidentes constitucionales. Curioso en nuestra historia, a de la Rúa le sucedió Ramón Puerta, en su carácter de Presidente Provisional del Senado; el 23 de Diciembre de 2001 asume Adolfo Rodríguez Saa hasta que el día 31 renuncia, pasando el poder por sucesión constitucional al Presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Camaño. Es Eduardo Duhalde quien acepta, por último, efectuar la transición y su mandato desde el 1 de Eenero de 2002 se dirige a estabilizar la situación económico social y llamar a elecciones constitucionales, las que dan por resultado el triunfo de Néstor Kirchner.

La producción cinematográfica, de todos modos, mantuvo su cuota de 37 películas promedio por año gracias a la influencia que las diferentes asociaciones del sector tuvieron y los reclamos que constantemente le hicieran al INCAA y a las autoridades nacionales,; pese a los recortes presupuestarios, una firme decisión de la sociedad para no perder lo que se había obtenido permitió continuar con el crecimiento,
Así como hay nuevos realizadores en el cine, también nuevos productores que independientes apuntan a realizaciones fílmicas de calidad artística, ya que al lograr éxitos en festivales europeos o americanos promueven su participación en el mercado, ya no solo nacional sino extranjero. Cuatro Cabezas aporta, entre otros, para la realización de La ciénaga, de Lucrecia Martel, quien ganó el premio Alfred Bauer a la Mejor Opera Prima en el Festival de Berlín.
Actualmente, los films argentinos son aceptados para su competencia y reconocidos por su calidad en los principales festivales del mundo: Historias mínimas, Carlos Sorín, 2002; Ana y los otros, Celina Murga,, 2005; Un oso rojo, Israel Caetano,, 2002. Montreal, San Sebastián, Cannes, Venecia y muchas otros festivales reconocen nuestras producciones, inclusive un cine como el de animación no muy frecuentado por nuestra cinematografía tiene en Juan Pablo Zaramella a un director que obtuvo premios en: Río de Janeiro con El desafío a la muerte (ganador del Primer Premio del público en Anima Mundi 2002 en Río de Janeiro); El guante (ganador del Premio Especial del Festival Internacional de Hiroshima 2002). Ambos trabajos también fueron incluidos en el prestigioso Festival Internacional de Animación de Annecy 2002 (Francia) y Viaje a Marte que ya lleva ganados 28 premios en todo el mundo, incluyendo Mejor Corto, Sydney Film Festival 2005, Grand Prix, Brussels Animation Film Festival y Mejor Corto Infantil, Animadrid 2004.

El cine argentino tuvo sus mejores momentos cuando las coyunturas políticas sociales generaron movimientos que nucleaban a los diferentes actores del sector y determinaban con su clamor que el Estado aportara medidas como la mencionada ley N° 24.377. Que eEstas organizaciones tienen un papel de suma importancia en cuanto a la integración del sector nacional con sus pares latinoamericanos que afectará necesariamente a las interrelaciones en un Espacio Audiovisual que permita el surgimiento de nuevos artistas y deé lugar a una industria donde hoy tanto hombres como mujeres puedan desarrollarse profesionalmente.

 

1 Ente creado en 1957 con el objetivo de proteger mediante subsidios y fomentos a la producción cinematográfica, extendió al cine los derechos que la Constitución ampara para la libre expresión de la prensa. Los subsidios se otorgarían en función de una proporción por la cantidad de entradas vendidas, o sea al apoyo del público; dispuso promover la realización de cortometrajes, fundó una escuela de cine, una biblioteca y una cinemateca.
2 Entendiendo, en este caso, un proceso de globalización a la igualación de productos de consumo simbólicos en el mundo, desde un punto de vista cultural.
3 Ésta es una modificación de la ley N° 17.741 que antes había estado sujeto a reformas por la ley N° 20.179 y 21.505. La ley 24.377 fue modificada por el decreto 1.536/02 y con frecuencia surgen algunas regulaciones como la importante Res.2016/2004, que da la normativa sobre la cuota de pantallas.
4 Ver: Mazziotti, Nora; La industria de la telenovela, la producción de ficción en la argentina; Ed. Paidós, Bs.As. (1996).
5 Juan Domingo Perón fue presidente constitucional en la Argentina desde 1946 hasta 1952, reelegido por un nuevo periodo de seis años no llegó a completarlo ya que fue derrocado por un golpe militar. Exiliado por muchos años en España , su partido (Justicialismo) se mantuvo durante muchos años reclamando su vuelta y permanencia en el país.
6 La dictadura militar generó una economía de especulación destruyendo el sector productivo nacional. José Martinéz de Hoz, ministro de economía, lanzó la apertura de la economía por lo cual ingresaron capitales extranjeros que se beneficiaban por los altos intereses que bancos y financieras otorgaban por los depósitos, en detrimiento del sector industrial que así quedo desmantelado. En el periodo 1976-1983 la deuda externa creció de 7.857 a 35.671 millones de dólares.
7 Interesante ejemplo el de un director, Adrián Sabato, que para algunas realizaciones estrictamente comerciales, eligió un seudónimo (Adrián Quiroga): Los superagentes y el tesoro maldito, 1978; Los Parchís contra el inventor invisible,1981; La magia de los Parchís, 1981; Superagentes y Titanes, 1983.
8 Pasaron en la Argentina 61 años para que un presidente elegido por el pueblo le traspase el poder a otro, este es el caso Raúl Alfonsín cuando en 1989 delega el Poder Eejcutivo en Carlos Menem.
9 Carlos Menem logra que el Congreso derogue el artículo 45 de la Ley de Radiodifusión que prohibía a las empresas gráficas acceder a los medios audiovisuales y dicta el decreto 578 mediante el caul se llama a licitación para otorgar las licencias de los canales 11 y 13. Artear del grupo Clarín ganó en su propuesta por Canal 13 y el Canal 11 luego de una reconsideración en la propuesta quedó en manos de Televisión Federal, Editorial Atlántida tenía el 28% del capital accionario.
10 El Fondo de Fomento se vio incrementado por la aplicación de un impuesto a la comercialización de los videos pregrabados y la Ley de Convertibilidad, impuesta por el presidente Carlos Menem, equiparando la moneda argentina con la norteamericana, un peso igual a un dólar, incrementó el costo de producción pero también el valor de las entradas, que pasó de un dólar en 1989 a casi cinco dólares en 1992, con el consiguiente beneficio de recaudación a partir de la aplicación del 10% por cada entrada vendida.
11 Ver Getino, Octavio en Cine argentino entre lo posible y lo deseable, Ed. Ciccus, Bs.As., (1998); también del mismo autor: Cine y televisión en América Latina, producción y mercados, Ed. Lom, Santiago de Chile (1998)
12 En un país donde se produjeron tantas crisis económicas y políticas también la ley N° 24.377, ya mencioné, fue necesario adaptarla y modificarla para mantener el espíritu al momento de su creación. Sufrió diferentes modificaciones hasta la actualidad, decretos y resoluciones como la N° 0658/04 que establece que la calificación para obtener el subsidio correspondiente se debe hacer antes que comience el rodaje de la película, "que la Gerencia de Fomento del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales examinará las presentaciones de proyectos a los efectos de establecer si se cumplen todos los requisitos exigidos en la presente Resolución." (Art. 3°), así mismo en el art. 4° se crea y se define la función de un Comité de Evaluación de proyectos
13 En aquel momento el costo reconocido como base para la producción de un filme era de $ 1.250.000, tengamos en cuenta que la paridad oficial en ese momento era de 1 peso igual a 1 dólar. Actualmente, ese valor base se mantiene pero, 1 dólar es igual a aproximadamente 3 pesos.
14 http://www.raicesdelcine.com.ar (Nro. 12).
15 El grupo Clarín es propietaria de Canal 13, televisión abierta de Buenos Aires, y de canales del interior. Produce señales de cable y programas de entretenimiento y edita uno de los diarios, Clarín, de mayor distribución en el país.
16 Buena Vista Internacional distribuye los largometrajes de la productora Walt Disney Pictures, Touchstone Pictures, Hollywood Pictures y Miramax Pictures, dependiendo de The Walt Disney Company.
17 Telefónica Media vinculada a Telefónica de carácter internacional uno de los principales grupos de comunicaciones en el mercado de habla hispana y portuguesa.
18 Telefe es una señal de televisión abierta. Su plataforma de negocios incluye la producción cinematográfica (Telefe Cine), como así también la producción de discos (Telefe Música) y espectáculos teatrales (Telefe Teatro), El Grupo Telefe incluye 8 estaciones televisivas en el interior del país. El Grupo Telefe posee también una cadena de emisoras a nivel nacional que tiene como base a Radio Continental en AM y FM (Hit)
19 Producida por Telefé Dibu, la película, recibió 3.019.389 dólares de subsidio y Cenizas del paraíso, producida por ARTEAR, 2.790.488 dólares.
20 Manuelita convocó a 2.318.422 espectadores.
21 Dire